redaccion@diariodigitalis.com

661 597 410

La artimaña de los ciberdelincuentes en WhatsApp para conseguir dinero de los usuarios

WABetaInfo ha publicado un artículo en el que hablan de las artimañas de algunos criminales para engañar a los usuarios de WhatsApp. Desde el sitio especializado en la aplicación de mensajería, nos comentan una experiencia que tuvieron recientemente a través de la plataforma.

Si algo hemos aprendido en los últimos años es que los estafadores no descansan ni en Navidad. Tras la llegada de la pandemia, hemos experimentado un aumento en el volumen de ciberataques sin precedentes. Y es que las cifras hablan por sí solas: la proliferación de malware creció un 2.000% según las estimaciones. Si a esto le sumamos que las bandas criminales se están organizando como empresas profesionales, los resultados pueden ser devastadores.

La ingeniería social o cómo manipular a los usuarios

Nadie está libre de sufrir sus consecuencias. Si bien es cierto que las empresas estadounidenses suelen ser un objetivo prioritario para los ciberdelincuentes, cualquier usuario particular puede tener la mala fortuna de convertirse en una de sus víctimas. En algunos casos, como el que comentaremos, sus técnicas no son nuevas o sofisticadas, sino que recurren a la ingeniería social para conseguir víctimas.

A pesar de su sencillez, se trata de una estrategia que les sigue reportando más beneficios de los que cabría esperar. De hecho, un estudio revelaba que el 95% de los ciberataques a PYMES son propiciados por errores humanos de esta naturaleza. Por eso, es importante formar a los empleados en esta materia para que sepan identificar este tipo de engaños y, en consecuencia, los planes de los piratas informáticos no lleguen a buen puerto.

Con la ingeniería social, estos criminales intentan manipular a los usuarios para que acaben poniéndoles en bandeja la información que buscan. Para ello, básicamente, recurren a dos mecanismos: usurpar la identidad de entidades o personas y crear una sensación de urgencia en los usuarios. Los ejemplos más evidentes los encontramos en el phishing, donde algunos actores de amenazas se hacen pasar por un banco o una compañía de mensajería con algún pretexto que inste a los usuarios a proporcionarles sus datos personales. Sin embargo, WhatsApp también puede ser un escenario perfecto para sus malas artes.

Id bootcamps Banner

El autor del artículo de WABetaInfo lo tiene claro: “estás jugando con la persona equivocada”, le dijo a su interlocutor. Pero no todo el mundo sabe identificar este tipo de fraudes, especialmente los más jóvenes o mayores que podrían acabar cayendo en la trampa por su buena voluntad. Por ello, siempre es importante dar a conocer estos casos.

Engaños y chantajes en WhatsApp

La popular app de mensajería se está convirtiendo en un filón para los ciberdelincuentes. Como comenta el autor del artículo en base a su experiencia, todo suele empezar con un mensaje de una persona desconocida del tipo “Hola ¿Quién eres? Encontré tu número en mi agenda”. Sin embargo, lo que podría parecer un mensaje inocente e inofensivo podría acabar poniéndonos en verdaderos aprietos.

Lo primero es no dejarse llevar por las apariencias. En este tipo de situaciones, la persona que aparece en imagen de perfil de WhatsApp no es la misma con la que estamos hablando. Normalmente, tras esa primera toma de contacto, el estafador suele mostrarse más interesado en nuestra persona: nuestro nombre, edad, trabajo, etc.

Una vez que se hace una idea del perfil de su potencial víctima, intentará que esta le agregue en sus distintas redes sociales, sobre todo en Facebook e Instagram. Y ahí es cuando empiezan los problemas. Si el usuario acepta su solicitud, comenzarán los chantajes y las amenazas a cambio de dinero.

¿Cómo lo hacen? Básicamente, se hacen con las fotografías de la cuenta de su víctima y tratan de sacar cualquier imagen que pudiera incomodarle para, posteriormente, amenazarle con difundirlas entre sus amigos y familiares si no le envía dinero. Si no encuentran nada realmente comprometedor, tampoco tendrán problema en manipular las imágenes con algún editor como Photoshop para intentar dejar a dicha persona en mal lugar.

Sin embargo, es importante subrayar que realizar el pago no suele acabar con esta situación. Al ver que ha tenido éxito, las demandas no cesarán y el ciberdelincuente seguirá agitando el árbol para sacar el máximo dinero posible.

Imagen de Rachit Tank en Unsplash

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter