contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Facebook, Google y Twitter, contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19

Los diversos anuncios que se han hecho sobre las diferentes vacunas contra la COVID-19 que hay ahora mismo en desarrollo en todo el mundo han activado las alarmas en Internet. Las principales plataformas tecnológicas han acordado asociarse en un nuevo programa, junto con varias organizaciones de verificación de información (fact-checkers), con el fin de formular nuevos y mejorados enfoques para combatir la desinformación en redes sobre las vacunas.

Según informa la web de noticias de la BBC: «Participan en este programa, junto con Facebook, YouTube (propiedad de Google) y Twitter, el Departamento de Cultura, Medios, Digital y Deporte del Reino Unido, el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, Africa Check, la Oficina del Consejo de Privacidad de Canadá y otras cinco organizaciones internacionales de verificación de información». Full Fact, la organización sin ánimo de lucro de verificación de información, coordinará este movimiento conjunto contra la desinformación.

Este acontecimiento podría desembocar en un desarrollo, por parte de las plataformas, de nuevas y más eficaces formas de contrarrestar la desinformación y de detectar informes engañosos antes de que se expandan por Internet.

¿Medidas insuficientes por parte de las grandes compañías?

Las tres compañías ya han implementado medidas para combatir el contenido antivacunas: Facebook anunció en octubre una prohibición de los anuncios antivacunas, mientras que Twitter añadió en marzo del año pasado una serie de advertencias sobre las búsquedas relacionadas con las vacunas. YouTube también se ha movilizado para desmonetizar canales y vídeos que comparten la retórica antivacunas.

Sin embargo, los expertos en salud dicen que estas medidas no van lo suficientemente lejos. En julio del año pasado, meses antes del primer brote de COVID-19, un grupo de más de 60 líderes de salud pública de todo el mundo realizaron una petición pública a los gigantes de Internet para que supervisaran y etiquetaran las afirmaciones inexactas y no aprobadas sobre las vacunas, con el fin de detener el peligroso crecimiento de varios movimientos antivacunas.

Id bootcamps Banner

El grupo de profesionales médicos explicó que el aumento de los grupos antivacunas había provocado graves disminuciones en las tasas de vacunación comunitaria, poniendo en riesgo a millones de personas. Y de nuevo, esto fue antes de la pandemia de la COVID-19, que ha desencadenado un nuevo crecimiento en las teorías de la conspiración alrededor del virus, alimentando, en consecuencia, el ideario antivacunas.

De hecho, el doctor Anthony Fauci, el experto médico estadounidense, dijo en julio que los Estados Unidos se enfrentarán a grandes dificultades para superar la pandemia debido al «sentimiento anticientífico, antiautoridad y antivacunación generalizado» en toda la comunidad. Esto retrasará un despliegue eficaz de la vacuna, que, a su vez, verá confinamientos continuos y mayores esfuerzos de mitigación del virus a medida que las comunidades se resistan a tales medidas.

La gran importancia del papel moderador de las plataformas de Internet

Las plataformas de Internet juegan un papel crucial en esto. A pesar de sus esfuerzos por limitar el alcance del contenido antivacunas, Facebook aún alberga miles de grupos relacionados con esta temática, y en YouTube es fácil encontrar vídeos que apoyan las conspiraciones antivacunas, a pesar de que la compañía elimina los anuncios de dicho contenido nada más detectarlo.

Hace apenas unos meses, YouTube, Facebook y Twitter eliminaron un vídeo antivacunas publicado por el medio ultraderechista Breitbart, pero no antes de que alcanzara decenas de millones de visitas en estas plataformas, difundiendo así mensajes anticientíficos. Lo mismo hicieron Twitter y Facebook con las publicaciones de carácter desinformativo que realizó Donald Trump sobre la COVID-19.

Estas son las áreas en las que las plataformas buscarán mejorar, y con suerte, a través de este nuevo esfuerzo colaborativo, podrán formular nuevos planes, no solo para limitar el alcance de dicha desinformación, sino también para eliminarlo por completo, con el fin de garantizar un despliegue sin problemas de las vacunas contra la COVID-19 en todo el mundo.

Una asociación que se hace patente tras haber estado «unidas» (al menos figuradamente) para frenar la desinformación que hay sobre las elecciones estadounidenses.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter