contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Donald Trump perderá sus privilegios especiales en Twitter en enero

Durante su mandato como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha disfrutado de ciertos privilegios especiales como usuario de Twitter. El motivo de esto es que la red social le considera un «líder mundial», y por eso levanta más la mano con ciertos tuits de Trump que en otras circunstancias podrían considerarse que van contra las normas de Twitter, y que incluso podrían acarrear la suspensión de su cuenta.

De hecho, y pese al estatus especial del presidente, Twitter ha marcado muchos de sus tuits como potencialmente engañosos, sobre todo aquellos en los que asegura que ha habido fraude en las elecciones y que en realidad las ha ganado él.

El propio Jack Dorsey, fundador y director ejecutivo de Twitter, ha explicado en una nueva comparecencia ante la Comisión Judicial del Senado de Estados Unidos (donde se sigue debatiendo la reforma de la Sección 230) que el próximo 20 de enero, cuando el presidente electo Joe Biden tome posesión, Trump perderá dicho estatus especial como líder mundial.

Según Dorsey, a partir de esa fecha será tratado como cualquier otro usuario de Twitter, y su cuenta podría quedar suspendida si continúa publicando contenidos que infrinjan la normativa. «Si una cuenta ya no es de un líder mundial la política de no suspenderla se esfuma», ha asegurado.

jack-dorsey
Jack Dorsey, fundador y director ejecutivo de Twitter. Imagen publicada por el senador Mark Warner

Las peleas entre Trump y Twitter

De hecho, uno de los hijos del presidente ya ha vivido una situación de este tipo. Donald Trump Jr. vio cómo su cuenta de Twitter quedaba temporalmente suspendida el pasado mes de julio, como consecuencia de publicar un vídeo en el cual se aseguraba que la hidroxicloroquina cura la COVID-19 y que las mascarillas no son necesarias. La compañía determinó que se trataba de un bulo peligroso, ya que difundía «información engañosa y potencialmente dañina».

Han sido muchos los roces entre Donald Trump y Twitter, red social en la que ha sido muy activo durante todo su mandato. Además de marcar muchos de sus tuits como potencialmente engañosos, lo cual Trump considera una forma de censura contra él, el mes pasado Twitter bloqueó en toda la red social los enlaces a una noticia del New York Post que contenía información supuestamente hackeada al hijo de Biden, y que ha sido uno de los principales caballos de batalla de Trump durante la campaña electoral.

Todo ello ha culminado en lo que se debate ahora en el Senado: una reforma de la Sección 230, parte de una ley que fue aprobada en 1996 y que protege a las webs en caso de recibir demandas si un usuario publica contenidos ilegales, salvo ciertas excepciones. Trump, y el resto del Partido Republicano, están siendo muy críticos con el poder que esta ley otorga a compañías como Twitter, Facebook y Google, y quieren reformarla para limitarla. Jack Dorsey siempre ha defendido los principios de dicha ley, y ha alertado del peligro que supondría suprimirla para la manera en la que nos comunicamos actualmente.

Imagen principal de Michael Vadon

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter