contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

El Senado de Estados Unidos lanza críticas contra Facebook, Twitter y Google

Si hace menos de un mes era la Cámara de Representantes la que acusaba de monopolio a las principales empresas tecnológicas, ahora es la otra cámara del Congreso, el Senado (donde el conservador Partido Republicano ostenta la mayoría), la que pone contra las cuerdas a Facebook, Twitter y Google por la forma en la que moderan los contenidos en sus plataformas. Esto se produce a unos pocos días de las elecciones del próximo martes 3 de noviembre.

La controversia gira en torno a la Sección 230, parte de una ley que fue aprobada en 1996 y que protege a las webs en caso de recibir demandas si un usuario publica contenidos ilegales, salvo ciertas excepciones. El presidente Donald Trump es muy crítico con esta ley, ya que asegura que facilita la propagación de fake news.

Trump firmó hace unos meses una orden ejecutiva para hacer cambios en la Sección 230 y eliminar la inmunidad de la que gozan las redes sociales y webs. En su momento, esta orden fue interpretada por muchos como una represalia del presidente contra Twitter, después de que la red social marcase ciertos tuits suyos como potencialmente engañosos.

Ahora, su orden de reformar la Sección 230 ha llegado al Senado, ante cuyo Comité de Comercio han comparecido virtualmente y han tratado de defenderse los directores ejecutivos de Facebook, Twitter y Google: Mark Zuckerberg, Jack Dorsey y Sundar Pichai, respectivamente.

Partido Republicano vs. Facebook, Twitter y Google

El pulso entre el Partido Republicano y estas compañías se ha intensificado recientemente, después de que Facebook y Twitter se posicionasen contra los ataques al hijo de Biden que se estaban produciendo en sus redes sociales. El senador republicano Ted Cruz ha sido uno de los más críticos, al preguntarse «quién diablos os ha elegido y os ha puesto a cargo de decidir lo que los medios tienen permitido contar y lo que los ciudadanos americanos tienen permitido oír». Además, el también senador republicano Roger Wicker ha asegurado que estas compañías no son objetivas y ponen en desventaja los contenidos de ideología conservadora, y ha señalado especialmente a Twitter por «limitar sistemáticamente» a Trump.

Jack Dorsey, en representación de Twitter, se ha defendido asegurando que reaccionan siempre lo más rápido que pueden cuando detectan contenidos que consideran inapropiados, «sean cuales sean», aunque ha admitido que su compañía se equivocó cuando bloqueó en la red social los enlaces al controvertido artículo sobre Hunter Biden. Además, ha afirmado que erosionar los cimientos de la Sección 230 «podría colapsar la forma en que nos comunicamos en Internet, dejando sólo un pequeño número de empresas gigantes de tecnología».

Por su parte, Mark Zuckerberg (Facebook) ha mostrado su conformidad con que se actualice la ley de la Sección 230 «para asegurarse de que funcione según lo previsto», pero también ha recordado que esta ley les permite garantizar «el derecho a la libertad de expresión y proteger la seguridad pública», y que gracias a ella se construyeron «todos los servicios importantes de Internet».

Más firme aún ha sido la defensa que ha hecho de la Sección 230 el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, al describirla como «un acto fundacional del liderazgo estadounidense en el campo de la tecnología«. Además, ha asegurado que «abordamos nuestro trabajo sin prejuicios políticos».

Hay que recordar que Joe Biden, candidato a la presidencia del Partido Demócrata, también se ha manifestado en contra de la Sección 230, por lo que parece que pase lo que pase en las elecciones del martes habrá importantes cambios legislativos que afectarán a las redes sociales y a las compañías tecnológicas estadounidenses.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter