redaccion@diariodigitalis.com

661 597 410

Pablo Herreros: 6 pilares para enamorar con el marketing de influencia

Recientemente, en Digitalis publicamos una entrevista con el experto en marketing de influencia Pablo Herreros. Pablo se encuentra actualmente promocionando su curso online Influir para Vender, que se desarrollará del 22 de febrero al 1 de marzo, en el que dará claves para desarrollar estrategias efectivas de marketing con influencers. Hoy vamos a recoger la información de uno de sus últimos post, en el que enumera 6 pilares básicos que las marcas deben tener en cuenta cuando trabajan este campo.

Busca influencers auténticos

El aspecto es más importante de un influencer es la autenticidad. Este es el pilar central sobre el que construir toda la acción. El influyente que elijas tiene que ser de verdad -comenta Pablo-. Se trata de personas y, por lo tanto, lo que importa por encima de todo no son sus datos y cifras sino cómo es esa persona, qué valores tiene y si conecta con tu compañía”.

Por lo tanto, un trabajo previo sería aquí detectar los influencers que estén en sintonía con los valores de la marca y dar más importancia a este aspecto que a otros más “cuantitativos” como el número de seguidores.

Revisa tu acción

Hay que aplicar el espíritu crítico a las acciones que nosotros mismos imaginamos: “El primer filtro que debe pasar tu creatividad es el tuyo propio. Hazte la siguiente pregunta: si yo viera este contenido, y no fuera quien lo ha diseñado, ¿me interesaría, me atraparía? Si tu respuesta es que no, vuelve a empezar”.

Historias con alma

Este punto es interesante porque podría ser algo que los creativos tienen menos en cuenta a la hora de trabajar con influyentes, confiándolo casi todo al carisma y la capacidad de comunicación de los mismos: debemos plantearnos la acción como si estuviéramos planteando una historia que apele a la emoción.

Id bootcamps Banner

“A nuestro cerebro le encantan las historias -asegura Pablo-. Así que esa es una primera clave: cuando diseñes acciones, no lo hagas desde la razón, sino desde la emoción. Es más difícil, pero cautiva. Los adultos somos igual que los niños: queremos que nos cuenten cuentos que sean verdad, y que haya en ellos corazón. Si quieres que las personas influyentes hablen de tu producto, apóyate en la emoción; los datos siempre funcionan peor. Y además, que un influyente ofrezca datos de tu producto suena muy publicitario. Juega a seducir y a provocar deseo. Haz que ese sea el eje de tu acción”.

Déjales volar con su mensaje

Un punto complementario al anterior: hay que plantear la acción como una historia… pero ha de ser una historia que el influencer quiera contar: “Por supuesto, haz que sea verdad, que lo que cuente un embajador de tu marca sea lo que él o ella quieran contar, lo que sientan sin obligaciones y en completa libertad. Evita que parezca que es lo que la marca le encarga que cuente. ¡Ojo! Que sea transparente y diga que es una colaboración publicitaria, pero que NO use tu lenguaje ni diga lo que tu marca diría: haz que lo comparta con su estilo y a su manera”.

No escribas mails masivos

Los dos últimos pilares tienen que ver con el trato que damos al influyente como nuestro partner durante el desarrollo de la acción. Y el primer paso es ¿cómo contactamos con ellos?: “Si tienes su teléfono o puedes conseguirlo, lo ideal es que el primer contacto sea una llamada. A veces las llamadas son intrusivas, pero siempre que puedas, llama porque son más cercanas, más humanas. La segunda mejor opción es un audio de WhatsApp. También puedes enviarle un mensaje directo en la red social en la que veas que es más activo; le cuentas lo justo y le pides su teléfono para explicarle la acción en detalle. Si el influyente tiene cifras muy altas, es probable que tenga una agencia que lo represente. Si es así, contáctales y sigue las mismas reglas: juega a enamorarles».

Riega la relación

El último pilar tiene que ver con la manera de mantener una relación productiva con el influencer a largo plazo: “La relación con profesionales influyentes también hay que “regarla”, cuidarla, mimarla y alimentarla. Mantener la relación de amistad o una buena relación profesional con el influyente te ayudará a convertirle en fan de tu marca, producto o servicio y siempre será más fácil y sencillo y, sobre todo, más exitoso que interiorice sus particularidades en lugar de que las olvide hasta una nueva campaña. Además, una buena relación siempre puede generar menciones cariñosas hacia tu marca de forma espontánea”.

Pablo remata este aspecto con una apelación muy clara: “Si vas a hacer marketing de influencia y quieres tener éxito, esfuérzate por conquistar a los propios influyentes. Mima desde el principio la relación con ellos como quien cuida un cortejo amoroso, si me permites el símil. Si quieres que sus seguidores se enamoren de tu marca, empieza enamorando a los propios influyentes”.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter