contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Kim Jong-un y Putin advierten a EE. UU. en un impactante «deepfake»

El líder supremo de Corea del Norte Kim Jong-un y el presidente ruso Vladímir Putin han estado muy «presentes» en el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden para transmitir un inquietante mensaje a la ciudadanía de Estados Unidos: la verdadera amenaza a su democracia no está en países extranjeros, sino en casa.

En realidad, quienes lo han hecho son las versiones «deepfake» de ambos mandatarios, gracias a una pionera campaña de concienciación social ideada por la agencia sin ánimo de lucro Mischief @ No Fixed Adress, con el objetivo de alertar al electorado sobre la importancia de acudir a las urnas el próximo 3 de noviembre y reclamar sus derechos censales ante la sensación de inseguridad democrática que rodea a estos comicios, más agitados que nunca por la COVID-19, el movimiento Black Lives Matter o las amenazas de Trump ante una posible derrota electoral.

En el primero de los dos spots, que en poco más de un día se acercan a las 300.000 reproducciones en YouTube, contemplamos al polémico dictador norcoreano Kim Jong-un pregonando un contundente mensaje sobre la fragilidad de la democracia estadounidense, cuya traducción adjuntamos debajo del vídeo:

«La democracia es frágil; más de lo que queréis creer. Si las Elecciones fracasan, no hay democracia. No tengo que hacer nada; ya lo hacéis vosotros mismos. La gente está dividida, vuestros distritos electorales están manipulados, se están cerrando centros de votación para que millones (de ciudadanos) no puedan votar. No es difícil que la democracia colapse. Lo único que tenéis que hacer es… no hacer nada».

El breve discurso, de apenas 40 segundos de duración, concluye con una sonrisa maléfica del «respetado Camarada» y un fundido a negro sobre el que aparece el siguiente texto aclaratorio como descargo de responsabilidad: «La democracia vive o muere contigo. Protégela en RepresentUS. Este vídeo no es real; la amenaza sí. Únete”.

En el caso del «alter ego deepfake» de Vladímir Putin, su intervención es más breve pero mantiene la misma esencia, si bien añade una alusión directa a la implicación del gobierno ruso en la maquinaria de manipulación informativa que otorgó a Trump la victoria electoral en 2016, y que podría volver a revalidar el mes que viene:

«América: me culpáis por interferir en vuestra democracia. Pero ni siquiera lo necesito. Os lo hacéis a vosotros mismos: centros de votación cerrados, no sabéis a quién creer… Hay hilos de los que podemos tirar, pero ya tiráis de ellos por nosotros».

Como era de esperar, la campaña «Dictadores» ha sido vetada por las cadenas CNN, MSNBC y Fox a última hora sin explicación alguna, pese a haber acordado su emisión justo después del primer debate electoral entre los candidatos demócrata y republicano. Sin embargo, los vídeos ya se están viralizando en redes con el apoyo de otros «líderes mundiales» como Katy Perry, Orlando Bloom, Jennifer Lawrence, Alyssa Milano o Kathy Griffin, tal como informa la agencia creativa al portal MediaPost.

En palabras de Joshua Graham Lynn, cofundador y presidente de la organización apartidista RepresentUs que promueve la iniciativa, «al presentar a dos líderes que comparten un interés personal en colapsar nuestro sistema democrático, hemos puesto al votante cara a cara con lo frágil que es realmente nuestra democracia. Esperamos que esto inspire a los estadounidenses a unirse para luchar por un problema que nos une a todos«, según recoge el medio Insider.

En plena era de las ‘fake news‘, la tecnología ‘deepfake’ se perfila como una potente arma de desinformación masiva que emplea la inteligencia artificial mediante un sistema de algoritmos para crear vídeos sintéticos manipulados de personas reales, ya sea llevando a cabo actos comprometedores o proclamando discursos que jamás tuvieron lugar, con tal grado de realismo que redes sociales como Twitter o TikTok han decidido prohibir su difusión.

Mientras millones de usuarios siguen disfrutando en sus dispositivos móviles de esta divertida tecnología en apps como Reface, Familiar o DeepFaceLab, desde Digitalis nos preguntamos qué otros usos de mayor utilidad y trascendencia social, política y comercial podrán explorar la publicidad y el marketing digital a partir de ahora; aunque, en el caso de España, quizá no hagan falta ‘deepfakes’ para ver a políticos ofreciendo declaraciones que parecen mentira.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter