test

redaccion@diariodigitalis.com

El plan de acelerar Python va viento en popa

Microsoft ha comentado los progresos en sus planes para acelerar la velocidad de Python. La compañía contrató a un equipo de seis ingenieros, entre los que se encuentra el propio creador del lenguaje, Guido Van Rossum, y su trabajo ya está dando muy buenos resultados en este aspecto.

Como ya sabemos, Python es el lenguaje más popular en la actualidad. Algunos rankings como los de TIOBE software o IEEE Spectrum lo ponen de manifiesto. Sin embargo, como cualquier otro lenguaje de programación, aún dista bastante de ser perfecto. Y es que, si bien es el líder indiscutible en los campos del aprendizaje automático y la ciencia de datos, hay otros en los que no sobresale demasiado.

Las carencias de Python

Por ejemplo, Python apenas se utiliza en los dispositivos móviles y navegadores. El mismísimo Guido Van Rossum se sinceraba sobre ello en una entrevista realizada por Microsoft. Su creador explicaba que su escasa presencia en estos ámbitos se debía a que el lenguaje consume muchos recursos.

Python es grande y lento. Utiliza mucha carga de batería, por lo que si está codificando en Python probablemente se agotaría muy rápidamente y se quedaría sin memoria”, declaraba en la entrevista.

Es por ello que también aseguró que, tras el lanzamiento de Python 3.10, su principal objetivo era el de aumentar la velocidad del idioma de manera progresiva con cada nueva versión posterior. En otras declaraciones, afirmaba que su intención era que su lenguaje consiguiera ser el doble de rápido para 2024.

Si bien hay otros proyectos similares que ya han dado sus frutos, como Pyston cuyos creadores aseguran que ya es un 30% más rápido que el Python original; Mark Shannon, uno de los colaboradores de CPython más prolíficos fue más allá, detallando un plan de cuatro pasos para acelerar la velocidad de Core Python hasta cinco veces más.

Para Van Rossum era un proyecto demasiado ambicioso para solo una sola persona. Así que, para materializar la idea de Shannon, Microsoft contrató a un equipo de cinco ingenieros de prestigio además de a Guido Van Rossum, que salió de su retiro y se sumó a la plantilla de los de Redmond hace un par de años para “hacer de Python algo mejor”. La compañía ha publicado un comunicado en el que destaca sus avances en esta dirección.

Id bootcamps Banner

De las contribuciones voluntarias a la contratación

Los nuevos miembros del equipo se caracterizan por sus contribuciones en el desarrollo de Python. Entre ellos, Eric Snow, por ejemplo, ha estado trabajando en subintérpretes, Irit Katriel ha sido la engargada de implementar los nuevos grupos de excepciones y funciones de excepción para Python 3.11 y Brandt Bucher colaboró en la implementación de la coincidencia de patrones estructurales.

Antes Microsoft solía depender de las aportaciones de colaboradores voluntarios, pero ha decidido apostar por la contratación directa, ya que estos no podían dedicarles tanto tiempo a Python como les gustaría debido a sus responsabilidades laborales. Con su incorporación a la plantilla del gigante tecnológico, ahora son empleados de pleno derecho y pueden centrarse en el proyecto al 100%.

La misión principal del equipo es la de mejorar el rendimiento de Python a través de CPython. Van Rossum afirma que se están reuniendo todos los lunes con esta finalidad y estas sesiones ya están dando sus frutos. Tanto es así, que aseguran que, gracias a ellos, “Python 3.11 ya ha experimentado aceleraciones del 10 al 60% en algunas áreas del lenguaje”.

 

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter