contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Bruselas intensifica sus esfuerzos contra la desinformación y presiona a las tecnológicas

La Unión Europea planea reforzar su respuesta a la desinformación en Internet. Ayer, la Comisión Europea expresó en un comunicado su intención de intensificar sus esfuerzos para combatir la desinformación, considerada un contenido de carácter dañino pero no ilegal. Para ello, aumentará su presión sobre las compañías tecnológicas y de servicios digitales, con el fin de que no se monetice la difusión de este tipo de contenido dañino en Internet.

Los legisladores de la Unión Europea señalaron que urge tomar medidas más severas contra los contenidos que amenacen la salud pública, incluyendo las publicaciones que difundan desinformación de carácter dañino sobre las vacunas contra la COVID-19. La Comisión Europea también destaca la gran influencia de este tipo de publicaciones desinformativas en procesos democráticos, como ocurrió en las pasadas elecciones estadounidenses de 2020.

La Comisión Europea está preparando una reforma del Código de Buenas Prácticas «con vistas a aumentar su efectividad en la lucha contra la desinformación», que, según se espera, estará finalizado en septiembre. Su aplicación se haría efectiva a principios de 2022.

Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, comentó lo siguiente en el comunicado: «Tenemos que frenar la infodemia y la difusión de información falsa que pone en peligro la vida de la gente. La desinformación no puede continuar siendo una fuente de ingresos. Necesitamos ver compromisos más firmes por parte de las plataformas en línea, el ecosistema publicitario en su totalidad y las redes de verificadores de datos. La Ley de Servicios Digitales nos dotará de herramientas adicionales de gran potencia para luchar contra la desinformación».

La Unión Europea trata de frenar a toda costa el gran avance de la desinformación online

Este aumento de tono en el tratamiento de la desinformación por parte de la Comisión Europea confirma en gran parte algo que muchos daban por hecho: que el Código de Buenas Prácticas de la Unión Europea, de carácter voluntario (un enfoque que adoptó Bruselas desde 2018), no ha funcionado como se esperaba.

Id bootcamps Banner

Las nuevas medidas planteadas por la Comisión Europea ponen sobre la mesa los grandes ingresos por publicidad que consiguen las grandes compañías tecnológicas a partir de la viralización de las conocidas fake news en sus plataformas. La futura Ley de Servicios Digitales tratará de limitar la monetización de la desinformación en Internet, debido a los graves efectos que tienen en una sociedad cada vez más digitalizada.

Y es que la desinformación es un grave problema que ha ido creciendo a pasos agigantados en los últimos años. Algunos informes sugieren que las actividades de carácter problemático, como la manipulación de los votantes en las redes sociales y la propaganda digital, han aumentado en los últimos años. Algo que se podría haber agravado aún más en 2020, un año en el que el sector digital creció enormemente en detrimento del físico, debido a los confinamientos a nivel mundial por la COVID-19.

Un problema que es muy difícil de abordar debido a la gran falta de datos públicos que existe actualmente, debido a que las plataformas sociales/publicitarias no permiten que investigadores externos extraigan y lean los datos que tienen almacenados. Y eso es algo que la Comisión Europea pretende cambiar.

Hace falta un mayor compromiso por parte de muchos más actores

Los signatarios del actual Código de Buenas Prácticas de la Unión Europea sobre desinformación son: Google, Facebook, Twitter, Microsoft, TikTok y Mozilla; DOT Europe, la Federación Mundial de Anunciantes (WFA), la Unión de Anunciantes Belgas (UBA), la Asociación Europea de Agencias de Comunicación (EACA) y sus miembros nacionales de Francia, Polonia y la República Checa, respectivamente; Association des Agences Conseils en Communication (AACC), Stowarzyszenie Komunikacji Marketingowej/Ad Artis Art Foundation (SAR) y Asociace Komunikacnich Agentur (AKA), y el Interactive Advertising Bureau (IAB Europe), Kreativitet & Kommunikation y Goldbach Audience Switzerland AG.

Los legisladores de la Unión Europea dijeron que quieren ampliar la participación de dichas compañías logrando que se unan plataformas más pequeñas, así como reclutando a todos los diversos actores en el espacio adtech cuyas herramientas permiten la monetización de la desinformación en Internet.

Los comisarios europeos también dijeron que quieren que el nuevo Código cubra un «rango completo» de actores en la industria de la publicidad digital, sumando así muchos más nombres a la actual y no muy extensa lista de signatarios. Además, la Comisión Europea dijo que quiere que las plataformas y las compañías adtech intercambien información sobre los anuncios desinformativos que hubiesen sido rechazados por alguna de ellas, con el fin de que exista una respuesta coordinada a la hora de excluir a los malos actores.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter