contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Sony anuncia el cierre de las tiendas digitales de PlayStation 3, PSP y PS Vita: ¿qué va a pasar con nuestro contenido digital?

A través de la página oficial de PlayStation, Sony ha confirmado el rumor que recorría la red desde hace unos días: el 2 julio cerrará las tiendas online de sus consolas PlayStation 3 y PSP, y el 27 de agosto, la de PS Vita. Eso significa que los usuarios de estas consolas ya no podrán comprar contenido digital de ningún tipo para estas máquinas, aunque no perderán el que ya hayan comprado: podrán seguir descargándoselo en sus consolas… al menos de momento.

Desde que la semana pasada el medio The Gamer anunció que Sony planeaba cerrar en breve las tiendas digitales de PlayStation 3, PSP y PS Vita, las reacciones de preocupación no ha dejado de llegar por parte de usuarios y periodistas: ¿qué iba a pasar con el contenido digital que ya hemos pagado si no lo tenemos descargado en nuestras máquinas? ¿Significaría esto que ya no podremos comprar juegos de estas consolas en formato digital? La respuesta a la primera pregunta es tranquilizadora: el contenido pagado seguirá siendo accesible. A la segunda pregunta, hay que responder que no: al no estar integrados estos juegos en las tiendas digitales de PlayStation 4 y PlayStation 5, ya solo podrán adquirirse en formato físico, principalmente en el mercado de segunda mano.

Acceso garantizado al contenido pagado… de momento

El día de ayer comenzó con Sony cerrando el acceso a través de página web a las tiendas de las tres consolas, lo que no hacía sino acrecentar la verosimilitud de los rumores. Y después, para atajar cualquier tipo de especulación, la compañía lanzó en su sitio oficial un comunicado en el que detallaba cuándo y cómo las tiendas de las tres consolas dejarán de estar operativas en las propias consolas y a través de la aplicación de PlayStation en Android e iOS.

Las fechas son las ya mencionadas: 2 de julio de este año para PS3 y PSP y 27 de agosto para PS Vita. Después, Sony respondió a la pregunta que más inquietaba a los jugadores: ¿podrán seguir descargándose los juegos o películas por los que han pagado? Sí. Estos son los servicios de las tiendas que se mantienen operativos:

Id bootcamps Banner
  • Se podrán volver a descargar y jugar títulos comprados previamente, en concreto desde la lista de descargas de nuestra consola.
  • Se podrá acceder al contenido de vídeo / multimedia comprado previamente.
  • Será posible seguir canjeando cupones de juegos y de PlayStation Plus.
  • Podremos descargar y jugar los juegos que PlayStation Plus que hayamos reclamado antes del cierre de las tiendas, siempre que sigamos pagando la cuota de suscripción del servicio.

Eso sí, Sony también detalla lo que ya no podremos hacer:

  • No podremos comprar ningún tipo de contenido digital, lo que incluirá las compras de contenido a través de juegos (es decir, cualquier tipo de DLC o ítem digital).
  • Tampoco podremos canjear vales de fondos, del tipo de tarjetas regalo. Si ya teníamos fondos en el monedero virtual de PSN, estos seguirán asociados a nuestra cuenta, pero solo podremos canjearlos a través de las tiendas virtuales de PlayStation 4 o PlayStation 5, ya sea a través de su página web, su app o de las propias consolas. Si no tenemos ninguna de esas consolas y no pensamos adquirirlas, podremos solicitar a Sony la devolución de ese dinero (se han comprometido a dar detalles sobre el reembolso en el futuro).

El comunicado de Sony sigue detallando otros aspectos del cierre de las tiendas, y hay que reconocer que ha sido bastante claro y que la compañía parece dispuesta a respetar los derechos de los compradores de contenido digital, la preocupación que tenía en vilo a muchos jugadores cuando se difundió el rumor del cierre.

Cientos de videojuegos dejarán de estar disponibles

El caso es que este verano dejará de ser posible comprar en formato digital cientos de videojuegos: prácticamente todo el catálogo de PS3, PSP y PS Vita, pero también juegos de la primera PlayStation y de PlayStation 2 que sí estaban accesibles para descarga digital en estas consolas y no están disponibles para PS4 y PS5. Es decir, una parte muy importante de la historia de los videojuegos ya solo podrá adquirirse si nos hacemos con una copia física de segunda mano (en el caso de los juegos editados en físico), a través de emulaciones ilegales o, en un retruécano, comprado a otros usuarios el acceso a cuentas de PlayStation que tengan esos juegos asociados.

El precedente del Canal Tienda Wii

El cierre de las tiendas virtuales de PSP, Vita y PS3 ha vuelto a traer a debate un tema que preocupa cada vez más a los consumidores: ¿qué derechos tenemos sobre el contenido digital que pagamos? La legislación tiene que adaptarse a las aún relativamente nuevas formas de distribución de contenido, ya que actualmente estamos en la manos de la buena voluntad de las empresas.

En el sector de los videojuegos existe un precedente: el cierre del Canal Tienda Wii de Nintendo el 30 de diciembre de 2019, la tienda online que permitía a los usuarios de las consolas Wii y Wii U comprar videojuegos y otros contenidos digitales. En el momento de anunciar el cierre, Nintendo ya advirtió que después del mismo lo usuarios podrían seguir descargando los juegos comprados por un tiempo limitado, pero que tal función dejaría de estar disponible en algún momento. A día de hoy, aún está disponible y Nintendo se comprometió a avisar antes de cancelarla, pero lo cierto es que tarde o temprano los usuarios dejarán de tener acceso a contenido por el que han pagado si no lo han descargado previamente.

Especialmente graves son estos casos con los juegos que se lanzaron exclusivamente en formato digital: en el caso de la tienda de Nintendo, los que no fueron publicados en la tienda de Nintendo Switch dejaron de estar disponibles y, a día de hoy, es imposible adquirirlos legalmente.

¿Perderemos algún día nuestro contenido digital?

La obsolescencia del contenido digital no solo amenaza a los videojuegos: en general, cuando compramos una película o una canción digital, estamos adquiriendo una licencia de uso por tiempo indefinido que depende enteramente de la tienda que lo vende. Así, usuarios de iTunes se han encontrado con que películas que habían comprado ya no estaban disponibles para su reproducción, y Amazon incluso ha afrontado demandas por casos similares.

Y este no tiene por qué ser peor de los casos: ¿qué pasaría, por ejemplo, si lo que cierra no es solo una tienda virtual sino la propia compañía dueña de la misma? A día de hoy, con los actuales compromisos legales que adquieren estas empresas con los usuarios, lo más probable es que perdiéramos el contenido comprado para siempre.

La clave está en adaptar y clarificar los marcos legales, de manera que exista una obligación por parte de las empresas de mantener el acceso al contenido comprado en cualquier situación y garantizar así los derechos de los consumidores.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter