contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Netflix cumple 5 años en España: la historia de cómo cambió nuestra sociedad

Hagamos un viaje en el tiempo (pero de los baratos, de los que se piensan): es el año 2015, Donald Trump acaba de anunciar su candidatura para las elecciones de Estados Unidos y la piratería inunda Internet. España, uno de los países con mayor número de descargas ilegales, recibe, tras varios años en activo en Estados Unidos, la plataforma de streaming Netflix.

La llegada de Netflix a España, un 20 de octubre de 2015, supuso un antes y un después en nuestra sociedad. No solo en cuanto a nuestra forma de consumir productos audiovisuales, sino también a nuestra forma de ver la vida. Y no, no exageramos, realmente nos cambió como sociedad.

La España de antes, la España de la piratería

Hasta hace 5 años, muchas personas renegaban de pagar por ver en casa algo que «podían ver gratis» por Internet. Era la época de SeriesYonkis, la época de eMule, de The Pirate Bay, de MegaUpload y de BitTorrent. Y los españoles crecimos con esa idea arraigada en nuestra mente de disfrutar de las cosas gratuitamente, una idea anclada en nuestro pensamiento colectivo. Ir al cine, no obstante, era «diferente», ya que para muchos algunas películas se «disfrutaban más» al verlas en una gran pantalla y en Dolby Surround que en tu casa a 240p, a pesar de la típica persona tosiendo religiosamente cada 10 segundos que te impedía escuchar qué decían los personajes. Nadie se llevaba nunca un caramelo de menta al cine, por lo visto.

Esa era la idea general: pelis «que molan» en el cine, pelis «que no molan tanto» en casa y formato screener. Algunos se esperaban a que la película saliera en DVD/Blu-Ray para descargarlas ripeadas y en mejor resolución. Vaya, que la industria cinematográfica en España estaba «enormemente feliz» con esta situación (alerta de ironía). Tanto, que el Gobierno español tuvo que tomar cartas en el asunto.

Id bootcamps Banner

Netflix llegó para quedarse

Y, de repente, llega Netflix. Su introducción en los hogares españoles fue lenta al principio, en un panorama donde raro era el PC que no tenía un programa P2P instalado. Pero, progresivamente, fue calando. El boca-oreja volvió a mostrar su enorme eficacia, e hizo que un chaval le dijera a su grupo de amigos y a su familia que «Netflix está genial, ya que puedes ver pelis en buena calidad y sin tener que esperar para descargarlas». Y toda esta gente, a su vez, empezó a decírselo a sus allegados, y así hasta el día de hoy.

Una idea que acabó calando debido sobre todo a la posibilidad de compartir la cuenta con otras personas. Desde el principio, Netflix te daba tres opciones diferentes de suscripción, con la posibilidad de poder ver, mediante una tarifa plana, series y películas en hasta 5 dispositivos diferentes, con el modelo más caro de suscripción. Esto provocó que la bombillita se encendiera en muchas de nuestras pícaras mentes: la jugada podría salirnos aún más barata si compartíamos la cuenta con amigos y familiares.

Y, así, Netflix, que cada vez tenía más películas y series disponibles en nuestro territorio, incluidas las producciones propias, veía que sus ingresos eran cada vez mayores. La plataforma creció en todo el mundo hasta tal nivel que, como suele pasar en estos casos, otras empresas quisieron sumarse al carro del streaming, como fue HBO. El canal de televisión, que estaba teniendo un éxito apabullante con la serie Juego de Tronos, vio un filón que explotar. Gracias a su serie estrella y a nuevas producciones, poco a poco, cada vez más españoles fueron pasando por el aro de pagar por más de una plataforma de streaming. A HBO la siguieron Prime Video (de Amazon), Movistar+/#0, Vodafone TV, Filmin y una larga lista de plataformas de streaming.

Un año en el que lo digital ha brillado con luz propia

Este año, debido a la pandemia de la COVID-19 y a los confinamientos que hemos vivido en todo el mundo, muchas personas vieron en Netflix y en los servicios digitales una forma de sobrellevar el día a día entre cuatro paredes. Tal es la situación que Disney, a través de Disney+, su nueva plataforma de streaming, ha querido priorizar este año su oferta digital frente a las salas de cine.

El caso de Netflix en España deja claro que lo digital le está cogiendo terreno cada vez más a lo físico, y nuestra forma de consumir cambia a cada día que pasa.

Imagen original de Bru-nO (Pixabay).

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter