test

redaccion@diariodigitalis.com

Europa podría prohibir el cifrado de extremo a extremo y España sería la principal defensora de la idea

La Unión Europea se está planteando prohibir el cifrado de extremo a extremo para luchar contra el abuso sexual infantil. Y España sería la más ferviente defensora de esta iniciativa, como se expone en un documento interno filtrado. Como era de esperar, muchos ya han puesto el grito en el cielo ante lo que consideran una vulneración de los derechos de los ciudadanos.

Ayer mismo, hablamos de que Meta había sido condenado por la UE a pagar una multa sin precedentes por transferir los datos de los usuarios europeos a Estados Unidos; sin embargo, hoy nos encontramos con que este organismo adalid de la privacidad está barajando una posibilidad que podría vulnerar significativamente la de los ciudadanos europeos.

Y es que muchos de los estados miembros estarían a favor de prohibir el cifrado extremo a extremo. Eso sí, con el pretexto de luchar contra la pornografía infantil, ya que, si los mensajes dejan de estar cifrados, le resultaría más fácil a las autoridades detectar archivos de este tipo en los dispositivos.

El documento filtrado por Wired consiste en una encuesta en la que se recoge la opinión de algunos estados miembros de la UE sobre la cuestión mencionada. De los 20 países encuestados, 15 se han mostrado partidarios de analizar los mensajes privados para poder hacer frente a actividades ilegales, especialmente las relacionadas con el abuso sexual infantil.

Id bootcamps Banner

Sin embargo, de todos ellos, el país que se ha alzado como el más firme defensor de este proyecto es España. Así lo ha dejado claro Fernando Grande-Marlaska: «es imperativo que tengamos acceso a los datos […] y es igualmente imperativo que tengamos la capacidad de analizarlos, sin importar cuán grande sea el volumen».

Los países que están en contra

Entre los principales detractores de esta medida, están Alemania, Estonia e Italia. Este último la ha calificado como desproporcionada. “Representaría un control generalizado sobre toda la correspondencia encriptada enviada a través de la web,” han comentado los representantes del país transalpino.

Alemania, por su parte, ha solicitado que el proyecto de ley debe indicar expresamente que no se utilizarán tecnologías que interrumpan, eludan o modifiquen el cifrado. Sus representantes han señalado que el proyecto debe revisarse antes de que su país pueda aceptarlo.

Por otro lado, Finlandia no se ha mostrado claramente en contra, pero se muestra reticente ya que la propuesta podría vulnerar los derechos recogidos en su constitución. Por ello, ha pedido que la Comisión de la UE aporte información más específica sobre las tecnologías que pretenden utilizar para lidiar con el abuso sexual infantil sin poner en riesgo la seguridad de los ciudadanos.

«Se pide algo que no puede existir»

Pero, más allá de los estados miembros, hay otros organismos y personas que ya han alzado su voz en contra de la propuesta. Es el caso de, por ejemplo, Ella Jakubowska, asesora principal de políticas de European Digital Rights (EDRI), que también ha tenido acceso al documento y le ha parecido desalentador. Considera que los países europeos tienen una «comprensión realmente superficial» del cifrado: “Quieren privacidad, pero también quieren escanear indiscriminadamente las comunicaciones encriptadas”

La mayoría de los países encuestados prefieren poder detectar archivos de pornografía infantil sin necesidad de prohibir el cifrado extremo a extremo, pero para muchos expertos esto es técnicamente imposible.

“Se pide algo que no puede existir ya que violará los derechos a la vida privada y familiar. Es como decir que la policía puede entrar en casa de cualquiera sin mandato, pero prometiendo que no entrará,” comentan desde Xnet, organización defensora de los derechos digitales.

Nuestra constitución defiende el derecho a la privacidad y a la intimidad en su artículo 18.3 exponiendo que “se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”; mientras que el artículo 18.4 (la base de la legislación en materia de protección de datos) afirma que “la ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejerci­cio de sus derechos.”

Así que es imposible no preguntarse qué efectos podría tener la prohibición del cifrado de extremo a extremo en estos derechos. El secreto de las comunicaciones, el requerimiento de autorización judicial y, en definitiva, la intimidad de las personas podrían convertirse en algo prescindible. Todo, supuestamente, en aras de la seguridad.

Imagen de TheDigitalArtist en Pixabay

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter