redaccion@diariodigitalis.com

661 597 410

Un estudio revela que más de la mitad de los equipos empresariales no podrán instalar Windows 11

Más de la mitad de los equipos empresariales no podrán actualizar a Windows 11. Así lo ha asegurado un estudio de Lansweeper, que determina que el 55,6% de las estaciones de trabajo no cumplen los requisitos necesarios para instalar la nueva versión del sistema operativo. Lo más revelador es que el controvertido TPM 2.0 no es tan culpable como se podría pensar.

Windows 11 ya está a la vuelta de la esquina (mañana, 5 de octubre) y muchos usuarios siguen sin tener claro si sus ordenadores son compatibles. Hace unos meses, Microsoft explicó cuáles son los requisitos necesarios para poder instalar la nueva versión del sistema operativo y las críticas no tardaron mucho en aparecer.

Que sepamos, para poder llevar a cabo la actualización, será necesario disponer de un ordenador con las siguientes características: un procesador con al menos 1 gigahercio y con dos o más núcleos, 4 gigas de memoria RAM, 64 gigas de almacenamiento, un sistema de firmware UEFI, una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12 y TPM 2.0.

Precisamente, esa última condición fue una de las que más dio que hablar. Una gran cantidad de personas no conocíamos el término TPM (“Trusted Platform Module”), pero ahora, gracias a esos polémicos requisitos, se ha convertido en un dolor de cabeza para más de uno y en un concepto que no olvidarán nunca. Básicamente, se trata de un sistema de seguridad que puede venir instalado o no en el dispositivo y que es capaz de realizar tareas de cifrado para proteger la información de los usuarios ante posibles incidentes.

Id bootcamps Banner

El procesador será un obstáculo mayor que el TPM

La investigación, basada en el análisis de 30 millones de dispositivos de 60.000 organizaciones, ha revelado que el TPM 2.0 no será tan determinante como se esperaba en los equipos empresariales, aunque, en el caso de los equipos de máquinas virtuales, la cosa cambia, ya que la mayoría apenas dispone de esa característica. Sin embargo, lo más preocupante son los datos relacionados con la CPU, ya que sólo el 44,4% de las estaciones de trabajo cuentan con un procesador compatible, dejando al 55,6% sin posibilidad de actualizar a no ser que renueven sus equipos.

estudio Lansweeper

Hay que destacar que el 91% de los equipos analizados superó con éxito las pruebas de memoria RAM. No obstante, tenemos que volver a mencionar el polémico TPM, ya que no es tan malo como lo pintan: solamente el 19,26% de los ordenadores empresariales no disponen de él, mientras que más de la mitad (52,55%) si lo hace y más de una cuarta parte (28,19%) podría habilitarlo.

Con respecto a los equipos de máquinas virtuales, los datos son menos halagüeños. Y es que, una vez más, menos de la mitad (44,9%) logra superar la prueba de CPU y sólo el 66,4% dispone de suficiente RAM. En cuanto al TPM, las cifras hablan por sí solas: solo el 0,23% de los equipos tienen el TPM 2.0 habilitado. Según Lansweeper, esto significa que “la mayoría de las estaciones de trabajo VM deberán modificarse para obtener un vTPM antes de que puedan actualizarse a Windows 11”.

estudio lansweeper 2

Los requisitos de Windows 11 en el centro de la polémica

El anuncio de Windows 11 no fue tan bien recibido como la compañía de Satya Nadella esperaba. En la mayoría de los casos, los usuarios se quejaban de que los requisitos eran demasiado estrictos, pero Microsoft los justificó apelando a motivos de seguridad y rendimiento. La compañía quería ofrecer a los usuarios la mejor experiencia posible y, para ello, era necesario disponer de equipos compatibles con esas características.

Con el fin de comprobar si los equipos cumplían las exigencias requeridas, los de Redmond lanzaron PC Health Check, aunque su herramienta tampoco convenció demasiado: era demasiado ambigua y escueta a la hora de explicar las causas por las que un equipo no era compatible con Windows 11. Días después, el gigante tecnológico decidió retirar el software para mejorarlo y relanzarlo cuando alcanzase la calidad adecuada, algo que ya hicieron hace 2 semanas por lo que puede descargarse de nuevo. No obstante, ya existían herramientas no oficiales como “WhyNotWin11” que superaban a la original, algo que dejó en evidencia a la compañía.

Consciente de la polémica generada por los requisitos, Microsoft declaró que aquellos usuarios cuyos equipos no fueran compatibles podrían instalar Windows 11 de forma manual descargando una imagen del sistema operativo. Sin embargo, no se harían responsables de los problemas que esto podría ocasionar y tampoco les ofrecerían ningún tipo de soporte.

Si no cumplen dichos requisitos, no recibirán actualizaciones de ningún tipo, por lo que las condiciones óptimas de rendimiento y seguridad no estarán aseguradas para ellos. Sin duda, esto será un inconveniente para muchos usuarios, pero, sobre todo, para las empresas, dado que les plantea el dilema de instalar Windows 11 sin recibir actualizaciones periódicas o quedarse con Windows 10.

Imagen de PabitraKaity en Pixabay

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter