contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Joe Biden promete regular más estrictamente Facebook, Google y otras tecnológicas

El próximo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tiene la intención de regular mucho más las empresas de Silicon Valley, como Facebook y Google, una vez tome posesión de su cargo, según The Washington Post.

El periódico estadounidense recoge que el presidente electo se había mostrado implacable en sus críticas a Silicon Valley incluso antes de ganar la Casa Blanca, prácticamente suplicando en junio a Facebook que evitara que el presidente Donald Trump publicara «afirmaciones descabelladas». «Cualquier cosa menos convertir a Facebook en una herramienta de desinformación que corroerá nuestra democracia», dijo la campaña de Biden en una carta abierta.

Siete meses después, los extremistas llegaron al Capitolio de Estados Unidos, irrumpieron en la Cámara y el Senado y trataron de revertir la victoria de Joe Biden, montando una insurrección fallida y mortal que puso el foco sobre las afirmaciones sin pruebas de Donald Trump sobre fraude electoral, y ocasionó a su vez su expulsión de la mayoría de redes sociales.

Las secuelas de ese ataque ahora favorecen el escenario para un ajuste de cuentas político entre Washington y Silicon Valley, ya que las frustraciones durante todo este tiempo con Facebook, Google, Twitter y sus compañeras digitales amenazan con desencadenar el asalto regulatorio más agresivo contra la industria tecnológica en su historia.

En la víspera de su toma de posesión, Biden y los líderes demócratas en el Congreso se comprometieron a poner su foco sobre las plataformas de redes sociales más grandes del país por temor a que pongan en peligro el tejido mismo de la democracia estadounidense.

Los gigantes de Internet llevan meses preparándose para algo así

«La administración de Biden sabe que necesitamos actualizar nuestras regulaciones de tecnología para el siglo XXI», dijo el senador Edward J. Markey, quien durante mucho tiempo ha pedido una reforma de amplio alcance.

Los líderes demócratas han propuesto durante años una serie de nuevas leyes para reducir la huella corporativa de Silicon Valley, restringir su insaciable apetito por los datos y detener la propagación de noticias falsas y desinformación en Internet. Pero las solicitudes de regulación del partido se han vuelto más urgentes en los días transcurridos desde que Biden ganó la presidencia, su partido tomó el control de la Cámara y el Senado, y Trump y sus aliados expusieron aún más los riesgos de una web apenas regulada.

Id bootcamps Banner

Frente al escrutinio pasado, Facebook, Google y otros gigantes de Silicon Valley se han fortalecido políticamente. Las empresas de Internet invirtieron juntas más de 59 millones de dólares en cabildeo político (también llamado lobbying) durante los primeros nueve meses de 2020, según un análisis de las divulgaciones federales más recientes del Center for Responsive Politics. Ahora muchas de ellas se están preparando para otra nueva batalla en Washington, mientras buscan evitar nuevos esfuerzos del Congreso y la Casa Blanca que podrían restringir severamente la forma en que hacen negocios. Algunos, incluido Facebook, están luchando por convencer para su causa a más demócratas después de «seducir» a los cabilderos republicanos durante la legislatura de Trump.

Los demócratas no quieren que vuelvan a ocurrir los sucesos de 2016

«Creo que a la industria de Internet, en particular, le será difícil dejarse llevar durante, al menos, los próximos dos años», predijo Rob Atkinson, presidente de la Information Technology and Innovation Foundation, un grupo de expertos que cuenta con empresas como Google y Microsoft en su junta.

El cerco regulatorio que se cierne sobre Silicon Valley refleja la profunda frustración de los demócratas con una industria que el partido cree que no ha reparado sus muchos errores desde las elecciones presidenciales de 2016. En dicha carrera política, Facebook, Google y Twitter fueron el escenario de desinformación difundida por el Kremlin en las redes sociales en un intento de sembrar la discordia y favorece la llegada de Trump a la Casa Blanca (según The Washington Post), exponiendo así importantes riesgos de privacidad en todo el sector tecnológico, especialmente en Facebook, que tuvo que pagar una multa récord de 5 mil millones de dólares por el mal manejo de la información personal de millones de usuarios (caso de Cambridge Analytica).

La ola de escándalos y pasos en falso acabó desembocando en el escrutinio de Washington a Apple, Amazon, Facebook, Google y Twitter, cuyos ejecutivos fueron llamados al Capitolio para testificar sobre sus prácticas comerciales durante los cuatro años de Trump en el cargo. Trump, sin embargo, jugó un papel mínimo en muchos de esos debates sobre antimonopolio, privacidad y seguridad electoral, eligiendo en cambio aplicar políticas que tenían como objetivo castigar a Silicon Valley por acusaciones no probadas de censura a los conservadores en Internet.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter