contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

20 años desde que el «Efecto 2000» casi colapsa el mundo

Hace dos décadas que la posibilidad de un fallo informático global, el «Efecto 2000», mantuvo en vilo a todo el planeta en la Nochevieja de 1999. El cambio de siglo amenazaba con colapsar los sistemas informáticos mundiales, pudiendo repercutir en las telecomunicaciones, los suministros de energía, los datos bancarios o los transportes, por algo tan simple como un cambio de milenio.

El problema residía en que la fecha de los ordenadores estaba configurada con el formato día/mes/año, utilizando dos dígitos por apartado con la intención de ahorrar espacio. En el caso del año, que es el único apartado que requiere más de dos cifras, los programadores habían decidido omitir la centuria porque asumían que el software funcionaría solamente hasta 1999, es decir, que antes del cambio de siglo se actualizaría. No fue así y por eso el mundo entró en pánico a la espera de un posible bug del que ni siquiera se podían prever las consecuencias.

Se temía un efecto cascada por un retroceso temporal de cien años

A las 00:00 horas del 1 de enero del año 2000, en el apartado del año de la fecha de los ordenadores aparecerían dos ceros. Esto estaba claro, lo que no se podía conocer era el impacto que esto tendría en las máquinas, es decir, cómo lo iban a interpretar estas.

Se temía que los ordenadores tomasen ese «00» como el año 1900 y que eso provocase que «los sistemas informáticos, en lugar de continuar con una línea temporal progresiva, retrocederían en el tiempo cien años, generando un efecto cascada que derivase en fallos en sistemas primarios de los equipos», explican desde la empresa de ciberseguridad Check Point, en declaraciones recogidas por Europa Press.

¿Mito o realidad?

El mundo celebró la llegada del año 2000 y, aparentemente, nada cambió. Esto suscitó dudas acerca de si el temido «Efecto 2000» había sido una invención alimentada por alarmistas, amantes de las teorías de la conspiración y medios de comunicación. El también conocido como bug Y2K «fue real y sólo la actuación de los gobiernos y expertos en ciberseguridad previnieron sus consecuencias«, tal y como aseguran desde Check Point.

El director general de esta compañía para España y Portugal, Mario García, asegura que este hecho marcó un antes y un después en el terreno de la informática y la tecnología, ya que «demostró que contar con una estrategia de prevención de amenazas es clave en el mundo virtual».

La ciberseguridad se estableció como una herramienta imprescindible a partir de entonces, cuestión que se ha confirmado con el paso de los años con la consolidación de la ciberdelincuencia como la verdadera amenaza a la que se enfrenta un mundo hiperconectado.

«Efecto 2038»: el próximo reto

En cualquier caso, los expertos advierten de que puede que estemos relativamente cerca de otro episodio parecido al «Efecto 2000», el conocido como «Efecto 2038». Este afectaría principalmente a los ordenadores que utilizan el sistema operativo Unix, ya que estos almacenan el tiempo utilizando como referencia la cantidad de segundos que han pasado desde el año 1970.

La capacidad de las máquinas que usan esta metodología de medida temporal llegará a su límite en 2038. «En ciberseguridad no hay segundas oportunidades, por lo que siempre hay que ir un paso por delante y estar preparados para evitar cualquier tipo de fallo informático«, expresa Mario García, en declaraciones a Europa Press.

El mundo no se acabó en el año 2000, tampoco lo hizo en 2012 según predijeron los mayas ni lo ha hecho este 2020, aunque a lo largo de estos meses de pandemia la sensación fuese parecida a ese fin. Veremos qué sucede en 2038.

Imagen de S. Hermann & F. Richter en Pixabay.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter