contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Microsoft modifica Productivity Score para que no «monitorice a los trabajadores»

En ocasiones, la queja colectiva da sus frutos. Después del revuelo generado en redes sociales y del que se hicieron eco también distintos medios respecto a Microsoft Productivity Score, la compañía da un paso adelante en la mejora de la privacidad de esta nueva herramienta de Microsoft 365.

A través de un comunicado que firma el vicepresidente corporativo de Microsoft 365, Jared Spataro, la compañía aclara las dudas suscitadas en relación a sus informes de productividad para empresas. El descontento con esta nueva función generó polémica por considerarla una forma de monitorizar a los empleados y normalizar la vigilancia en el puesto de trabajo.

Los informes acumulaban datos recogidos a través de la API Microsoft Graph durante periodos de 28 días para posteriormente elaborar gráficos que midieran el rendimiento de los trabajadores de aquellas empresas que utilizasen las herramientas del paquete Microsoft 365, como Excel, Teams o Outlook.

En concreto, el servicio produce una puntuación numérica de 800 puntos como máximo, resultante de la valoración de 8 categorías diferentes con hasta 100 puntos cada una: comunicación, reuniones, colaboración en el contenido, trabajo en equipo, movilidad, análisis de puntos finales, conectividad de la red y salud de las aplicaciones de Microsoft 365.

Cambio de interfaz y supresión de nombres de usuario

Los de Redmond han tenido en cuenta las protestas de esta última semana, que se han desencadenado desde que el activista austriaco Wolfie Christl dedicase un hilo en su cuenta de Twitter a comentar las deficiencias que encontraba en esta nueva herramienta, cuestionable a su juicio.

Microsoft ha querido dejar claro que sus informes de rendimiento tienen un único fin, el de medir la productividad global y no el de monitorizar a los trabajadores de manera individual con algún tipo de objetivo. Para demostrarlo, han introducido algunas variaciones en la controvertida funcionalidad en dos aspectos clave: la modificación de la interfaz y la eliminación del nombre del usuario del producto.

Con respecto a la primera cuestión, Microsoft pretende esclarecer que Productivity Score es una forma de medir «la adopción de la tecnología por parte de la organización y no el comportamiento individual del usuario». De esta manera, indican que dejarán más claro este aspecto en la interfaz de usuario y mejorarán sus políticas de privacidad «para asegurarnos de que los administradores de TI sepan exactamente lo que rastreamos y lo que no».

En cuanto a la supresión de los nombres, Microsoft explica que anteriormente se mostraban los nombres de los usuarios finales y las acciones asociadas a los mismos para periodos de 28 días y que, «en respuesta a los comentarios de la última semana», han decidido eliminar esta función por completo. En este sentido aseguran que «en el futuro, las medidas de comunicaciones, reuniones, colaboración en el contenido, trabajo en equipo y movilidad en Productivity Score solo agregarán datos a nivel de la organización».

«Nadie en la organización podrá usar Productivity Score para acceder a datos sobre cómo un usuario individual usa aplicaciones y servicios en Microsoft 365», recalcan. La compañía también indica que las tres medidas restantes del producto, que tienen ver con el rendimiento de los dispositivos y herramientas de software –el estado de las aplicaciones Microsoft 365, la conectividad de red y el análisis de puntos finales–, no incluyen nombres de usuario.

«Solo la punta del iceberg»

Con estos cambios, Microsoft formaliza su compromiso con la privacidad de sus usuarios y acepta las críticas que han puesto en entredicho la reputación de la empresa. Wolfie Christl se ha pronunciado en su perfil de Twitter acerca de este anuncio por parte de la compañía liderada por Satya Nadella. El activista agradece que Microsoft haya realizado cambios significativos en Productivity Score y que haya eliminado por completo los informes de productividad individual.

Sin embargo, Christl apunta que el asunto de los informes de productividad es «solo la punta del iceberg», ya que Microsoft proporciona datos de uso de muchas de sus herramientas de empresa «que pueden ser explotados para la supervisión de los empleados, o están diseñados para este fin».

Imagen de Pixaline en Pixabay.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter