contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

La nueva función de Microsoft 365 controla la actividad de los trabajadores en Outlook o Teams

Nos han contado que a los trabajadores de las grandes empresas tecnológicas no les cuesta madrugar porque les apasiona lo que hacen y el ambiente laboral, que tienen un horario flexible y un sueldo envidiable, además de acceso a cafés ilimitados e incluso toboganes para esparcirse en los abundantes descansos durante la jornada, todo ello con una eficiencia extraordinaria.

Estos modelos de trabajo, más o menos reales, se han convertido en ejemplo mundial debido a su éxito y muchas empresas aspiran a imitarlos. Por eso, cuando una de las marcas más valiosas del mundo propone cómo sacar el máximo partido a los trabajadores y, por tanto, a una empresa, se toma este método como sagrado. Aunque no sea oro todo lo que reluce en las oficinas de Apple, Google o Microsoft.

Esta última y sus informes de productividad son ahora noticia porque diversos expertos y activistas han criticado este método de evaluar a los empleados por considerarla una forma de vigilancia en el puesto de trabajo.

Microsoft presenta la función como un modo de mejorar la eficiencia

A finales del pasado octubre, la compañía liderada por Satya Nadella presentó Microsoft Productivity Score a los líderes empresariales como un sistema para «ayudar a todos los miembros de su organización a desarrollar hábitos que aprovechen el verdadero poder de las herramientas» de trabajo.

La elaboración de estos informes de rendimiento es una nueva funcionalidad de Microsoft 365, que consiste en la recopilación de datos a través de la API Microsoft Graph para cuantificar el valor de las tareas desempeñadas por los trabajadores.

Tal y como explicaban los de Redmond en un comunicado, el objetivo de estas estadísticas individuales es brindar al empleador «visibilidad sobre cómo funciona su organización, información para identificar dónde puede realizar mejoras y acciones que puede tomar para actualizar las habilidades y los sistemas para que todos puedan hacer su mejor trabajo».

Control de la actividad en Word, Outlook o Teams

Sin embargo, la ética e incluso la legalidad de esta práctica se han puesto en entredicho, ya que esta nueva herramienta permite monitorizar la actividad de los empleados, mostrando gráficos referentes a cinco categorías: colaboración en el contenido, reuniones, comunicación, trabajo en equipo y movilidad. Esto significa que los directivos tendrán acceso a información sobre el uso que los trabajadores hacen de programas como Outlook, Word, Excel, PowerPoint o Teams.

La alarma se generó, cómo no, en Twitter. Y es que el debate comenzó a partir de un hilo en la red social en el que el investigador y activista austriaco Wolfie Christl analizaba por qué Microsoft Productivity Score es cuestionable.

A partir de entonces, algunos medios como Forbes o The Guardian se hicieron eco de la polémica, además de otros tuiteros como David Heinemeier Hansson, creador de Ruby on Rails y fundador de Basecamp, quien mostró su apoyo a la tesis presentada por Christl.

Normalizar la vigilancia de los trabajadores

El principal problema que apunta Christl en su denuncia es que esta funcionalidad supone la «normalización de una vigilancia extensiva en el entorno laboral nunca antes vista». Esto, según el investigador, le otorga a Microsoft «el poder de definir estadísticas muy arbitrarias que tienen el potencial de afectar a las vidas diarias de millones de empleados e incluso determinar cómo funcionan las organizaciones».

Por su parte, la compañía creada por Bill Gates defiende su compromiso con la privacidad «como elemento fundamental de Productivity Score» e insiste en que no se trata de una herramienta de seguimiento del trabajo, sino de una manera de «descubrir nuevas formas de trabajar» orientadas hacia una transformación digital completa en las empresas.

La función se puede activar o desactivar al gusto

Microsoft también incide en que los informes de productividad son una «experiencia opcional» dentro de Microsoft 365, si bien es cierto que, según Christl, esta función viene activada por defecto para todas las empresas que utilizan este conjunto de herramientas.

Asimismo, la compañía defiende que Microsoft Productivity Score ayuda a «mantener la privacidad y la confianza» gracias a que «los datos del usuario proporcionados en la puntuación de productividad se agregan durante un período de 28 días«. De la misma forma, ofrecen a los administradores de empresas controles para «anonimizar la información del usuario o incluso eliminarla», puntualizan.

Imagen de efes en Pixabay.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter