contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

Los movimientos de Apple para adelantarse a los Estados

Ayer, el diario El Español ha informado de que Apple habría ya ordenado trasladar inmediatamente la fabricación de sus iPad y sus MacBooks de China a Vietnam. Una estrategia que, sin duda, será comentada por muchos analistas en las próximas horas pero que, como primera lectura, parece indicar que la compañía quiere evitar posibles consecuencias de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Hoy en Digitalis repasamos este y otros movimientos que la compañía de Cupertino ha realizado recientemente para adaptar su negocio ante la posibilidad de que diversas autoridades internacionales limiten las actividades de los gigantes tecnológicos.

Fabricar en China puede ser un problema

Empezamos por la última información: El Español asegura que la agencia Reuters ha informado que Apple habría pedido a Foxconn, uno de los fabricantes de sus productos, que traslade de China a Vietnam la fabricación de sus tabletas iPad y sus ordenadores portátiles MacBook. Aunque no se han especificado modelos concretos, la agencia de noticias asegura que durante la primera mitad de 2021 ya habría nuevas líneas de fabricación de estos dispositivos en funcionamiento en la provincia vietnamita de Bắc Giang, y que las primeras unidades estarían disponibles en los comercios a finales de año. Es más, Apple estaría incluso interesada en el futuro en producir en Vietnam sus móviles  iPhone, la joya de la corona de sus dispositivos electrónicos.

La razón de Apple para salir de China sería no sufrir ningún tipo de sanción o limitación de su producción, ni en Estados Unidos por fabricar en China, ni en China por las medidas que el gobierno de aquel país pudiera tomar contra las empresas de Estados Unidos en plena guerra comercial entre las dos potencias.

En cualquier caso, parece que Apple se está tomando muy en serio la adaptación de algunos de sus procesos para evitar sanciones de las diferentes autoridades estatales por actividades monopolísticas. Las grandes tecnológicas están pendientes de posibles sanciones en este sentido por parte de las autoridades de los Estados Unidos, después de que en la Cámara de Representantes el partido Demócrata presentara el pasado octubre un informe que acusaba a Facebook, Google, Apple y Amazon de poner en peligro la libre competencia en sus respectivos sectores.

Y la necesidad de estar preparada antes estos posibles movimientos y los de otras autoridades internacionales, como la Unión Europea, explicarían algunos de los cambios en sus procesos que Apple ha anunciado en las últimas semanas.

Los datos de sus usuarios, información sensible

Para empezar, Apple está intentando ser mucho más trasparente con el tratamiento de los datos de sus usuarios. A partir del 8 de diciembre, los desarrolladores que quieran publicar sus aplicaciones o subir actualizaciones en la App Store deberán reportar cómo gestiona su aplicación la privacidad de los usuarios a App Store Connect (el programa de Apple para desarrolladores). Además, desde esa misma fecha, Apple publicará en la página de producto de cada aplicación «algunos tipos de datos que la aplicación puede recopilar y si estos datos están vinculados a ellos (los usuarios) o se utilizan para rastrearlos», como especificó en su blog.

Apple también permitirá a los usuarios de la última versión de su sistema operativo iOS 14 bloquear el rastreo al abrir una aplicación, lo que hará que las apps no puedan recopilar el identificador de publicidad (IDFA) y, por ello, no puedan monetizar su contenido publicitario en la plataforma Audience Network. Algo que puso en pie de guerra a Facebook, como podéis leer en esta noticia.

Misión: restar poder de búsqueda a Google

Apple también parece actuar para prevenir los daños colaterales que supondrían las sanciones a otras empresas de tecnología.

A finales de octubre, el Financial Times filtró que la compañía está trabajando en un motor de búsqueda propio, que sustituiría al del Google como el predeterminado en sus iPhone (aunque la aplicación de Google en la App Store seguirá estando disponible, claro). De nuevo, los expertos adelantaron que se trataba de una manera de evitar problemas legales, ya que Google afronta directamente una demanda antimonopolio por su prevalencia en el campo de las búsquedas online interpuesta por el mismísimo Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

¿Ajustarse a las normas… o ser autosuficiente?

Sin embargo, no son pocos los analistas que aseguran que estos movimientos no solo están encaminados a evitar problemas legales, sino que Apple está intentando que su negocio deje de depender de terceros en la medida de lo posible.

En este sentido, el movimiento que más ha dado que hablar ha sido la transición que la compañía ya ha empezado para que todos sus ordenadores tengan un procesador de diseño propio de aquí a dos años, dejando de lado a su tradicional socio Intel. Los primeros modelos que incorporan el nuevo M1, el procesador creado por Apple con tecnología ARM, ya están a la venta, y el resultado ha sido un chip de los más competitivo que puede marcar el camino a seguir de futuros procesadores para ordenador.

Más allá de especulaciones, lo que está claro es que Apple no improvisa. La compañía entiende como muy pocas la necesidad de continua adaptación en un mundo digitalizado y globalizado, y sus pasos suelen ser siempre bien calculados. Probablemente los auténticos motivos y las consecuencias de estos movimientos se irán revelando en los próximos meses.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter