contacto@diariodigitalis.com

914 121 156

PlayStation Vs. Xbox: ventas en cada generación de consolas

Este noviembre es un mes importante para la industria de los videojuegos porque ha supuesto el estreno de la novena generación de consolas. En Digitalis ya hemos echado un vistazo a PlayStation 5 y Xbox Series S y Series X, así que, para culminar esta serie de artículos y celebrar que las nuevas consolas están ya en el mercado (aunque ahora mismo sea casi imposible comprarlas por escasez de unidades, ejem), vamos a echar un vistazo a cómo se ha desarrollado la rivalidad de estos dos gigantes en el mercado de las consolas durante dos décadas (con Nintendo como estrella invitada).

Antes de empezar, una aclaración: el gráfico es cortesía de Statista quien, a su vez, ha utilizado datos de VGChartz e informes empresariales para recabar las cifras de ventas. Para recordar las fechas de salida y precios de las consolas hemos utilizado Wikipedia y este artículo de la web Meristation.

Preámbulo: nace PlayStation

La consola PlayStation llegó en 1994 a Japón y en 1995 a occidente. Pertenecía a la quinta generación de consolas y no compitió con una Xbox, ya que Microsoft lanzó su primera consola una generación después. Sony se las vio en esa época con SEGA Saturn y Nintendo 64 y, a pesar de ser una recién llegada al mercado, arrasó con casi 102 millones de consolas vendidas y convirtió a PlayStation en la marca que, durante años, y en cierta medida incluso hoy, muchos usuarios identifican directamente con «consola de videojuegos».

Dos peces gordos en el mercado (y uno chico pero muy listo)

Veamos ya el gráfico de Statista con la comparativa Xbox Vs. PlayStation y vayamos comentando generación por generación.

Comparativa de las ventas de tres generaciones de consolas PlayStation y Xbox
Comparativa de las ventas de tres generaciones de consolas PlayStation y Xbox, por Statista

Round 1: Xbox Vs. PlayStation 2. El momento de mayor esplendor de Sony

PlayStation 2 llegó a España en noviembre de 2000 por 74.900 pesetas (450 euros), y Xbox debutó en nuestro país el 14 de marzo de 2002 por 479 euros, más de un año después. Para entonces, ya estaba claro que la interesantísima Dreamcast, lanzada por SEGA en Japón a finales del 98 y en occidente a finales del 99, y considerada la primera consola de esta sexta generación, iba a abandonar pronto el mercado. Aunque su calidad fue indudable, fue lanzada en un momento en el que PlayStation gozaba de una inmensa popularidad y todo el mundo estaba esperando a ver qué hacía Sony con PlayStation 2.

Id bootcamps Banner

Xbox era sin duda la más potente consola de la época. Empleaba tecnología directamente derivada de los PCs, con un chip de Intel que era una variación del Pentium, e integraba un disco duro y soporte online con tarjeta de red de serie (el servicio Xbox Live nació meses después del lanzamiento de la consola, en noviembre de 2002). PlayStation 2 no tenía de lanzamiento ni disco duro ni adaptador de red, elementos que adquirió posteriormente en forma de periféricos.

Sin embargo, para cuando Xbox llegó al mercado PlayStation 2 ya era más barata e inmensamente popular. Y desde el principio contó con el apoyo de una industria volcada en PlayStation, marca que había cambiado el marketing de los videojuegos sacándolo del mercado infantil y adolescente y ampliándolo hacía los jóvenes adultos. Su catálogo fue inmenso: más de 3.800 juegos y probablemente ninguna otra consola en la historia tiene tal cantidad de rarezas y joyas ocultas (otro tema es el PC, claro).

PlayStation 2 tiene el honor de ser la consola de videojuegos más vendida de la historia (seguida muy de cerca por la portátil Nintendo DS, eso sí). La diferencia de ventas, 157,7 millones de PS2 por 24,6 millones de Xbox, fue abrumadora. Una tercera competidora, Nintendo GameCube, pequeña gran consola que se colocaba entre las máquinas de Sony y Microsoft en términos de potencia, no llegó a 22 millones. PlayStation había barrido a sus rivales del mercado y se había convertido en una de las marcas más famosas y prestigiosas del mundo. Así que no era precisamente fácil prever lo que iba a pasar en la siguiente generación.

Round 2: Xbox One Vs. PlayStation. El ganador es… Nintendo Wii

Esta ha sido la ocasión en que más cerca ha estado Microsoft de superar a su rival; de hecho, fue por delante gran parte de la generación y Sony se impuso al final, aunque por un margen tan estrecho que casi lo podemos considerar empate técnico.

Xbox 360 fue lanzada a finales de 2005 en los mercados norteamericano y europeo (aquí, a 399 euros). PlayStation 3 salió en Japón y Estados Unidos en noviembre de 2006 y llegó a Europa el 23 de marzo de 2007 por 599 euros. Sony había incorporado a su consola un lector de los recién nacidos Blu-Ray, y eso encareció el precio (Xbox 360 incorporaba de serie un lector de DVDs y tuvo un affaire de lo más curioso con los HD-DVD, el formato que intentó competir con el de Sony, en forma de un periférico que leía este tipo de discos. Su éxito fue escaso).

La diferencia de fecha de lanzamiento y el precio ya nos indican dos factores que volvieron a Xbox One mucho más competitiva, pero no fueron los únicos. PlayStation 3 era más potente pero la arquitectura de Xbox 360, de nuevo heradada del PC, era mucho más fácil de programar, con lo que las compañías independientes solían desarrollar como base las versiones de Xbox de sus juegos y no sacaban todo el partido al hardware de Sony. Además, aunque PS3 permitía juego online gratuito, Microsoft continuó con su servicio Xbox Live, de pago pero que funcionaba mejor y creó una fuerte comunidad alrededor.

Aún así, Sony seguía siendo una marca muy potente que fue recuperando terreno a base de exclusivos de calidad (God of War 3, las tres primeras entregas de Uncharted, Metal Gear Solid 4…) a medida que avanzaba una generación que fue sacudida por el fenómeno Nintendo Wii. Nintendo sorprendió a todo el mundo con una consola menos potente y más barata, y con su mando de detección de movimiento atrajo al público más casual y amplió el mercado.

Wii salió a finales de 2006 y, durante tres años, puso del revés el mundo de los videojuegos, obligó a los desarrolladores a crear títulos que utilizarán el nuevo sistema de control por movimiento e incluso hizo que Microsoft y Sony copiaran su innovación. Para PlayStation se lanzó el sistema PlayStation Move, combinación de cámara y mando, y Microsoft apostó por la cámara de detección de movimiento más precisa de esa época, Kineck. En esta generación se vendieron más de 100 millones de Nintendo Wii. Pero, de nuevo, el panorama para la siguiente iba a cambiar radicalmente.

Xbox One Vs. PlayStation 4: Sony recupera el liderato

El primer impacto de esta generación fue que Nintendo cayó desde su consola de sobremesa más vendida… a la que menos. La sucesora de Wii, Nintendo Wii U, no encontró su sitio en el mercado y, tras vender solo 13 millones y medio de consolas, la compañía tuvo que dejarla morir y lanzar en 2017 la, esta vez sí, exitosa Nintendo Switch. Sin embargo, las peculiaridad de Switch (híbrido entre consolas de sobremesa y portátil) la han convertido en un fenómeno aparte que, hasta cierto punto, corre paralelo al de las consolas de sobremesa.

Y Nintendo no fue la única compañía con problemas. Esta generación, que ha vuelto a ser de Sony, comenzó con la marca Xbox… a punto de desaparecer.

Como ha pasado este año, las consolas de Sony y Microsoft salieron prácticamente al mismo tiempo: el 22 de noviembre de 2013 llegó a España Xbox One por 499 euros y 29 de noviembre fue lanzada PlayStation 4 por 399 euros.

La cosa empezó mal para Microsoft ya desde la presentación de la consola el 21 de mayo de 2003. En el mundillo se recuerda la de veces que los ejecutivos de Microsoft repitieron que en su nueva consola se podría ver la televisión en lugar de centrarse en lo que la fanaticada quería ver: videojuegos. Pero el principal error fue la decisión de Microsoft de vender la consola de manera indivisible con la cámara Kinect. La fiebre por la detección de movimiento había pasado ya en 2013 y nadie entendió una estrategia que hacía la máquina 100 euros más cara que PlayStation 4, consola que además tenía cierta ventaja en el apartado técnico.

El resultado fue un arranque tan flojo para Xbox que, como se ha revelado recientemente en esta entrevista de Shacknews al actual director de la marca, Phil Spencer, la división estuvo a punto de desaparecer. Y el resultado final de la generación deja claro quién se llevó el gato al agua: unos 114 millones de PS4 vendidas por unos 50 de Xbox One (sumando a los modelos originales de ambas consolas las ventas de sus revisiones, PlayStation 4 Pro y Xbox One X y S).

Sin embargo, estos números no revelan cierta recuperación de la iniciativa de Xbox en los últimos tres años. Tras sonados cambios de directivos, y tras la importante rectificación de relanzar la consola sin Kinect por 400 euros, Phil Spencer se convirtió en el líder de la marca Xbox y decidió potenciar su ecosistema. Todos los grandes juegos de la consola saldrían también en PC, creó el servicio de suscripción Game Pass y relanzó la máquina con las versiones Xbox One S y X que, si bien no llegaron a acercarse a las ventas de PS4, sí pusieron de nuevo la consola en el radar de muchos compradores. Se plantaban semillas que, en teoría, se recogerán en esta generación.

Xbox Series S y Xbox Series X contra PlayStation 5

Y llegamos a las consolas que acaban de salir al mercado. No seremos nosotros desde Digitalis los que aventuremos el futuro de ambas máquinas, sobre todo viendo lo difícil que es realizar predicciones acertadas en este mercado. Solo mencionar, eso sí, que el propio Phil Spencer de Microsoft ha asegurado que esta generación su compañía no dará cifras de ventas, sino de jugadores, porque eso es lo que va a importar ahora: cuántos jugadores tienes suscritos pagando mensualmente en tus ecosistemas (en el caso de Xbox, ya sea en consola o en PC).

Lo cierto es que estamos ante máquinas fantásticas que, si bien con sus juegos de lanzamiento no han conseguido sorprender, prometen una salto muy importante con respecto a la generación anterior. Será también una etapa en la que compitan contra los cada vez más habituales servicios de videojuegos en streaming, esa apuesta que muchos consideran un futuro inevitable pero que aún tiene que convencer al público. En cualquier caso, en los próximos años millones de jugadores descubrirán el futuro inmediato de los videojuegos jugando en PlayStation 5 y Xbox Series S y X.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter


(Obligatorio)

También te puede gustar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a nuestra newsletter